Conversaciones que no quieres terminar, pero que tampoco sabes como seguir.
Es más fácil sonreír que explicar por que estas mal.